Pacto

La triste lluvia seca el fugaz amorio de un alma errante
sumergido entre esteriles fantasias
yergue su espada en el fuego procaz de esta iconoclastica batalla
Dios y Satan pactan una sublime tregua
en su intento suicida de frenar el kamikaze efecto de este raro ermitaño
y la risa frigida de virgenes desnudas
sobre el firmamento rememoran el motivo
por el que este tierno guerrero
salio de su lugubre refugio de rosas negras
para encontrar su derrumbada felicidad.