Puedo jugar a conquistarte en la tertulia de esta noche,
Con ansias de ir a lugares mas allá de tus silencios,
Invadir esa envoltura gracil que cubre tu piel mientras son solo cuatro paredes y este inefable artilugio los que te incitan a robarme palabras, Palabras para seducir tu silencio,
Un silencio tan exquisito y pleno que me secuestra en una mirada de tus ojos incendiarios,
Que haría de pronto a la oscuridad volcarse en el estupor de sendos cuerpos sumergidos en el jardín donde posa tu alma,
Para arrebatarnos el edén de ser un poco mas que entes mortales,
Solo habitar en el idílico pasaje de un día a la vez,
Con el único tormento a olvidarnos cuando no pueda verte tan cercana a mis labios,
Cuando vayas a morar en tu castillo de cristales comunes. 
Mientras sigo aguardando tu inesperado retorno a mi regazo,
Tomar tus alas y extraditarnos a las faldas de la luna,
Llegar al fin de una batalla de sudores y arrebatos rebeldes,
A saberte que por un segundo fui mas eterno que los dioses de tu cielo,
Y tan fugaz como los demonios de tu olvido.

Christian Jaimes
“Chrija"