A una distante en la cercanía de un artilugio

Lastima que tu eres de tan lejos y yo tan de aquí,
pues no sería nada infortunado que mis labios se junten con los tuyos,
que sean nuestros cuerpos los que digan lo que haya que decir y hacer en procura de un sinfín de tiempos con tu compañía...