Aunque nada nace de la nada,
Cada letra que de pronto sale de mis dedos es causa de un deseo, 
De un sueño, 
De un algo que quisiera perseguir sin temor a nada,
Sin el temor a ver una pared,
Que mi único temor sea solamente perder las ganas de seguir soñando...