Solo ando caminando sintiendo el paso de la brisa,
procurando sacarte de mis sueños,
hoy sin alcanzar el final en donde dormir las estrellas del cielo están en otro suburbio como mis sombras en la oscuridad,
la soledad pretende atraparme mas el silencio de tus labios se vuelve el ácido néctar que anhela mi sangre para no seguir esperando a la paciencia,
y hacer de ti una princesa maldita que calma mi locura.

Me incendia el frío taciturno de una procaz errantes,
no te vayas hasta devorar mi piel en el templo de tus angustias,
y conseguir del exilio de mis fantasías
un refugio en esta loca realidad...
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar