Bajo todo este mundo de visibilidad invisible,
detrás de todo hay un dolor,
ya mis ojos están cansados de llorar llevando a toda partes tristeza y soledad,
de malditos amores que se van y no vendrán ...

Nada volverá ser lo mismo,
el blanco silencio de este amor se ha apoderado de mi corazón,
y aun cuando el silencio me atrapa,
la suicidante angustia de un día nuevo me encasilla,
grito para que juntos derroquemos esos malditos amores que nos entierran en la fantasía hipócrita de un jamas,
no existe el nunca, el hasta pronto o la ficción eterna de que nos separemos.

Ven surca en mi cuerpo,
haz de mis ansias el portal del infierno donde nos consumiremos lentamente,
así en los vaivenes de tus caderas,
en mis idas que se pierden en tu cuerpo,
en tus gritos,
en mis suspiros,
moriremos tiernos como sueño al despertar.

Ahora que estamos solo en este mundo minado de universos paralelos,
puedo ver en tu voz,
mirada,
labios la decisión de romper para mi toda cadena injusta que me condena.

Fielmente debo decir no puedo darte mi libertad,
pero tampoco puedo negarte mi lealtad
Pues te contemplo a ti,
caigo en cuenta que aspirar ser dueño de tu libertad seria esclavizarte y no pretendo tal cosa,
anhelo solo que seas eso que no eres en este suburbio,
seamos dioses,
habitantes y únicos entes presentes en nuestro exquisito mundo nuevo
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar