Tenues y leves rastro del fino sonido de tu voz se esconden en un rincon oscuro de mi cuerpo
Para corromper mi inerte caminar ansiando en soledad beber de tus labios una gota de paz
Hasta dejar de vagar a un mundo sin norte fijo quedarme pasmado estaticamente aguardando la exequia de tu llegada
De un lugar que desconozco pero que es a donde anhelo llegar
Angel reina de mis delirios hazme resucitar hazme morir dormir y levantar mi insurrecta frialdad hasta que no vuelva mas de donde esta.