Que tal que de un arranque kamikaze te arranque un beso,
me vista con la exquisita frialdad de tu cuerpo al saberme tan cercano,
ambos retando a los mil demonios que aprisionamos con el designio de la indiferencia,
y ver que sucede,
quizás como a modo de aventura tan intensamente fugaz,
tal vez como un final tal ultimo como el principio de una odisea que no lleve a la eterna errantes de vuestros cuerpo carentes de alma,
que tal si un simple y vasto beso es la obertura para una historia interesantemente risueña,
o el envío expedito de mis ganas por ti al mar de tu olvido.


Christian Jaimes
"Chrija"