Odio tus silencios tristes y tus melancólicas pisadas,
odio que tus palabras mudas cieguen mi marcha en procura de desnudamiento de mis sentidos,
odio de pronto el miedo de nuestra cercanía,
odio el requisito obligatorio ese de cumplir ciertos tramites que nos incitan a ser pacientes,
odio aceptar que no estas para solo verte a tus ojos,
odio mi incapacidad momentánea para no llevarte a un rincón dentro de este universo y sentirte dueña de estas ilusiones,
odio tanto no amarte de buenas a primeras sin que halla un freno inservible de la confusión en tu alma...

Odiaría realmente mi espíritu si dejo de asusarte constantemente para que intentemos protagonizar un historia nueva...


Christian Jaimes
"Chrija"