¿Que te habría de decir reconociendo que estas solo al otro lado de mi espejo? 
Te diría de pronto sal de este portal, 
arrebata de las manos mi pluma y cosecha en mi pecho el sabor tus caricias mientras tus labios juguetean rozando una copa de vino tinto que pronto se fundirá con tu alma para hacerse solo uno con mi espíritu errante, 
pues al sentir pureza en tus contradicciones me hago risueño esclavo de tus tormentos y tus cabellos delirantemente endemoniados, 
anda ven tan solo un instante desnuda,
no sin antes arrebatarles al tic tac de relojes suicidas sus agujas y las claves en este tabernáculo de silencios paganos, 
¿Por que no?,
También traes en tu regazo la fuente infinita de tus cantos, 
la magia de tus pinceles como claveles para que estampes con malabares y cadenas de esperanzas tus huellas sobre este sendero lunar y que no se pierda jamas la gracia exquisita de tu llanto cayendo sobre mis alas para volverme a la vida cuando me asista la soledad al interrogarme: 
¿Es posible de que con una sola y única palabra salida de tus miradas se hayan levantado mis mil demonios para combatir a la cobarde audiencia de clavarte en mi corazón como una estaca afable y gentil?, 
¿Quien sabe si producto de andar buscando a la nada me tope con un alfa para enterrar mis omegas de entre tantos caminos sin rumbo, 
de ideas vagas y clamores incendiando cada poro de mis dedos? 
¿Que es todo esto?, 
¿Quien eres en realidad y porque tu libertad me esclaviza inconsultamente?