Y ya después de escapar de este efímero pero delirante sueño JURO,
mi pluma no se venderá gratuitamente a la fidelidad de un cuerpo o las tercas adicciones de un quizás,
no llorarás mas ingenua alma mía,
no ofrendaras sonrisas que a la final escupiran tus nobles deseos,
hasta que no te hagan vida en ese montón de susurros que el viento desnuda en frente tuyo y que tomas para ostentar calma exquisita,
ya no serás tu la suicida esa que se arroja en los confines de un tiempo o el paralelismo mundano de tantos falsos quereres,
serás tu eternamente sublime pero mi cautiva flor envuelta ya no con pétalos de cristal,
te esconderé en el abismo de mis tormentos para protegerte de esta maldita enfermedad titulada fantasía.

Christian Jaimes
"Chrija"