Con que uno de tus dioses ayude me bastaría,
que viaje y toque vuestra alma,
así como mis palabras pretender salvarte de esta pacifica maldad infinita,
así como tu sonrisa me levanta de esta abstracta realidad,
que venga ya el apocalíptico designio de la libertaria muerte material,
para salvarnos de lo insalvable,
si,
que nos salve de la herida mortal esa que se llama desilusión,
pues de tantas hurtadillas y adivinanzas no quiero escapar...

Christian Jaimes
"Chrija"


Enviado desde mi BlackBerry de Movistar