Anduve caminando por un desierto,
por el silencio prosaico de mi soledad voltee la vista para procurarme un refugio en las nubes,
te vi,
me viste,
y callamos,
callamos porque ese era el justo instante para aguardar ese instante en que nuestras palabras nunca faltarían,
hasta que hoy nos hemos enseñado que...

Atreverse a solo nada es el acto mas deseable que vuestro espíritu ansia constantemente,
en esta nada que somos?

Pues bien,
ahora es un todo,
un comienzo sin retorno a la quimérica andanza de vastas ilusiones.

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar