¿Porque se recuerdan cosas jamás vividas?
¿Tantos rostros en la misma pesadilla de cada día que serán?
En que lúgubre esquina mora mi realidad que las canciones no se llegan a cantar
¿Y las letras no se dejan leer?
Corre crece y muere  
Siénteme llegar al infierno exiliado furibundo del recuerdo visionario de la vasta inmensidad de mis delirios.

Quiero ponerme a gritar y de los cielos escapar hasta dejar de dormir por un montón de horas para reencarnar ausente de esta realidad que no se deja confundir con la fantasía.
Y que mas da si por mirar atrás no veo mi rostro sumergido en el tiempo
Solitario inhumano frio y sin resabios
Ausente de alma de moral 
Sutiles y finas dagas mimetizan mi hablar
Hasta el espejo no dice de mi 
¿Se burla de si o se confunde ante mi?.

La suspicacia estéril de querer tomar las riendas del viento para no castrar tu amor sino fundirlo con el fuego del quizás
Incluso padecer las plagas silentes del millón de sueños que nunca despertaran de su letargo surreal.