Mi propio orden

Me asalta la alegria por desmoronar la verdad
Ensuciar el mundo con mis gritos y alzarme sublime a la cima del olimpo
Para retar a los dioses antiguos que establecieron este orden anacronico
Inmundo
Obsoleto
Ya caduco y trivial
Crear una nueva regla en esta malvada sociedad
Que mis semejantes solo sean uno en la inmensidad
Que los limites morales no sean menos que el designio absoluto de sus deseos
Aniquilar de su alma las palabras bien y mal
Borrar la histérica y tonta creencia del pecado mortal
Y que sus corazones sean escudos del esceptimo existencial
Solo quiero que crean en los fracasos como arma para crecer sumisos a un nuevo significado de la libertad.