Madre Tierra

¡Madre Tierra!
¿Cuanta sangre no hemos derramado desde nuestra llegada para imponer nuestra voluntad sobre tu cuerpo?
¿Que tanto daño hemos hecho a tus entrañas?
Para que nos golpees con tu látigo de lágrimas disfrazadas como lluvia acida
Amarte y cuidarte es un procaz panfleto con el que nos limpiamos a diario nuestro estúpido trasero.

¡Oh Madre mía!

Estampa tu ira sin clemencia Hasta que nos arrebates la vida
Arrecia con tus golpes ¡coño!de lluvias truenos y centellas
Parte el cemento en mil a tu antojo
Y reclama el verdor de tu alma sin mediar conciliación alguna.

Mientras seguiremos rezando para entenderte
Hoy para que calmes tu lloriqueo
Mañana para que derrames tu llanto sobre nuestros campos y cuerpo.

Realmente es extraño
 ¿Quien entiende tanto inconformismo?

Es basico es porque
Eres tu la culpable de nuestras desgracias por terca y arrogante.