Aunque nos digan vamos a lanzarles piropos a los suenos,
encarguemos en sus pasos la esperanza furtiva de llegar al dia manana,
y con la fortuna inconsciente de la vida,
llevemosno el pasaje de su despertar como un crucifijo tatuado en el pecho para que volemos deseosos en la tierna fragancia de tu mirar.