Mi conjuro hoy pretendo vestirlo de las mas exquisitas de las exequias,
Tu aroma...

Y es que el aroma de tu alma,
Ese racimo de flores que emanan de tus ojos
Van andandose al camino que dibuja la luna en estas noches donde me llevas con tu mano al idílico manantial de tu piel,
A esa tierna mar que se expande sutilmente por tu torso,
Que me hace un gentil angel,
Un ente que solo va fundiendose inocentemente a tus pies,
Para servirte,
Para solo contemplar aquellas pequeñas cosas que con tu silencio me salvan del exilio,
Me matan y resucitan,
Me seduce a conquistar junto ti otro día mas,
Lleno de dulces luces y arcoiris,
De sueños y realidades que lleva el titulo inocentemente mas sublime: TÚ.