Un café sabor a nostalgia se consume en la algarabía del quizás,
dificil seria no dejar de beber de tus labios hasta que la perdición nos calme,
perderme mientras devoramos con el paseo del alfabeto por nuestros oídos las horas es el trastorno de mi mente,
hasta que nos demos la espalda,
hasta que otro un tinto lo que nos acaricie y enterremos la soledad.


Christian Jaimes
"Chrija"