Entre tantas horas se nos van agolpando en las ganas tantos deseos de retratar un idilio,
quizas hacerte una oda dentro de tanto ve"r"so -no hay error, solo un mensaje subliminal- al momento en que estos pares de ojos se confundan en la llanura de sus cruces,
desnudando latidos que juegan a fundirse,
a excusas que pretenden suicidar los tantos peros,
es decir,
miedos,
y que en aquellos escapes clandestinamente tan publicos quisiera un tanto escuchar como usas tu voz y me susurras un te quiero...

Christian Jaimes
"Chrija"