Que estas tantas letras dejen de ser ellas,
se vuelvan un constante bombardeo de besos,
de días con lunas y noches de sol,
volteemos tanta obsolencia al quedarnos prisioneros en lógicas surreales,
haz de mi ser todo cuanto haz querido,
yo moriré,
tal vez me pierda en tus caprichos,
pero seré inmortal al sentir que sigues siendo la que me arrebete un sinfín de lamentos,
al sentir que tu compañía es la sepulturera de mi soledad...

Christian Jaimes
"Chrija"