Hoy cuando muere un ayer,
Se toma la excusa de volver a un vivo en fantasma,
Esas paredes mudas van cambiandose la mirada,
Antítesis afinadas en la contradicción de festines y duelos,
De llamaradas o tormentos.

Velas sobre el meson en el boulevard caótico en frente a mi rostro y cuatro pares de ojos mas voltean al cielo,
En resumen somos una docena quienes dejamos ir al cielo la última pincelada de una historia,
El epitafio a un vivo que se ha transformado en fantasma.