Quise encontrarte como flores en el campo desierto,
y tomarte de la mano para impregnarme de tu aroma indeleble,
quise quererte como utopia y mi milagro fue vestirme con tu mirada en una de esas horas en que nada pretendía,
y ya nunca pude volver a morir...


Christian Jaimes
"Chrija"