Delirio en mi nuevo cielo...

Nunca me he sentido parte de este mundo, 
en mi mente me miro ido de las paredes que me albergan, 
de las calles y techos sobre los cuales yacen en instantes imaginarios mis pies, 
recuerdo mis primeras veces, 
y raras veces esas ultimas tambien, 
no se si el silencio es mi verdadero refugio o el significado de una prision de cristal con cerrojo de marfil, 
no se, 
no lo se realmente pero me lo pregunto incesantemente, 
busco como urgando en ese monton de basura que son mis recuerdos aquellas leves gotas de placer, 
donde no era yo quien incitaba al resto a desvivirse por mi sin yo seducir al destino, 
y no lo veo, 
jamas he sido quien dio el segundo paso, 
para abalanzarme con la ceguera firme y segura de una apuesta en la que me ha importado poco perder mas que ganar, 
he errado casi infinidad de veces o como ese ocho simbolicamente acostado en las matematicas, 
contemplando y codiciado he mirado al pasado con leves resabios para reciclar solo las risas y sembrar en las tantas andanzas esas lagrimas que desde hace mucho el tiempo me ha arrebatado, 
cuantas historias con sus cuentos inefables moran en la placentera amante de mi alma, 
si esa a la que a nadie le pertenece enteramente, 
tan desconcertante como mis idas y venidas, 
tan irreverente como mi desquiciante personalidad, 
tu tan de mi como yo de ti, 
esa que levanta el odio y desata la intriga en mi entorno, 
somos tu y yo, 
arma de destruccion, 
creadora de utopias y sueños que me rompo a diario por hacerte pensar en la siguiente palabra, 
destructora de insipidas realidades cuando me embarga la gracia de levantarme por encima de los entes mortales, 
tan inocente y sublime, 
tan repugnante e insensible cuando no mediamos tantas palabras sin pensarlas, 
no me dejes que jamas te envolvere en mordazas, 
me caso contigo contigo desde el ocaso y en el alba, 
lucero en la amplitud de la nada, 
en el vacio de mis pocas ganas, 
inquieta inspiracion eres tuya en mi, 
como yo tuyo en cada hoja o pared donde nos fundimos en la gracia de las letras que juntas hacemos palabras.