En mil y tantos días recojo en las gotas de lluvia
Un deseo
Una ilusión
Y es verte junto a mí
Sentir la calidez de tu voz y tu mirada recorriendo este claro camino
Desearía arrancar la distancia de un tal vez
Hacer de este silente suplicio una bella canción
Y volar a mas arribas de blanquecino tapiz que disfraza al cielo las nubes para habitar eternamente en los rayos de tu existir
Quisiera de repente ser esa única lágrima que recorra tus mejillas y fugarme al fuego de tus labios para besarte.

Dulce e ingenua doncella que en mis sueños habitas
Preguntándote el porque de tu llegada a mi vida
Y respondiéndome porque no habré de tenerte para mí por todas estas vidas que nos faltan...