. . .

Aquello que era una delirante y mistica ancla que me llevaba al cielo de tus besos
A partir de hoy sera menos que una excusa para castrar tus estrategias
Seran las tristezas de tus dioses la que te hagan mirar atras
Me veras correras  te esconderas hasta que el viento esconda la luz de tu mirada
Y moriras en vida
En soledad y teniendola como tu amante infinita
Y me resucitara de entre las cenizas de esta despedida
Para fusionarme con tus demonios en un altar donde te arrodillaras en el infierno de mi olvido
Infeliz e ingrata fantasia
Que ayer me dio la vida
En este instante eres un volante colmado de frias hipocrecias.