Súplico la mas tierna de las ternuras
Dejar de esperar por vos
Hallarme en la sabana idílica de tu cuerpo
Desvanecer las urgentes plegarias
Esconderme en la violenta hondanada de tu aliento
Dejad que entre en el confín mas oscuro de un mundo junto a tu mano
Dame el regalo de una nueva eternidad.

Christian Jaimes
"Chrija"