Calle Reflex

Observo silente el tránsito de cuerpos sobre el concreto 
Conjurando encantamientos para amoldar el recuerdo de esta eternidad.

Viajo por el edén y el infierno 
Por la tierra y el cielo 
Entre el frío del viento y el calor de las gotas de lágrimas que derraman mis lujuriosas estrellas
Como prisionero del vasto horizonte de la libertad 
Bebiendo la sangre de un recuerdo marchito en las páginas mudas de esta ciudad 
Devorando la maldad como alimento del bien que embarga este inocente ser. 

Abstractos pasajes incongruentes al fin 
Risas hipócritas de la diplomática esencia de la verdad 
El mundo se postra ante mi 
Para extrañarlo cuando mis ojos se esconden dentro de ti 
Y la fe extinta resucita bajo mis pies para dejar atrás la enseñanza que esconden las sombras de mi vivir 
Abriendo el portal de un jamas 
Desnudando pesares que mas nunca llegaran.

Solo te busco efimera y lúdica fantasía en el trono de la mar 
Donde la calma me muestra que la vida es un cruce perfecto 
Entre la inmortalidad y la deidad de mi libertaria humildad...